A principios de mes Google nos sorprendía con con el anuncio de la eliminación de la versión gratuita de su aplicación de comunicación Google Apps. Esto provocó varias reacciones en la web, con opiniones a favor y en contra, e incluso el miedo de los usuarios gratuitos que temían ver como sus cuentas serían canceladas.

Nada más lejos de la realidad. Cualquier usuario que ya tuviera dadas de alta las cuentas gratuitas podrá seguir disfrutando de ellas, afectando el cambio solo a nuevos usuarios. Pero ¿qué implicaciones tiene este cambio y cuáles son los motivos de Google?

La noticia conlleva que realmente Google proporciona dos servicios: uno gratuito para usuarios de a pie, el conocido Gmail, y otro para profesionales, Google Apps. ¿Los motivos? así se aseguran de contar con servicios diferenciados para ambos tipos de usuario, por lo que el soporte, actualizaciones y demás serán más sencillos de implantar y las empresas contarán con un servicio más profesional. Realmente la administración para Google será más sencilla y eso se verá reflejado en la calidad del servicio.

Para las empresas esto supone contar con un contrato de servicio con una actividad del 99,9%, soporte profesional con menores tiempos de respuesta, mejoras más orientadas a la empresa y 25Gb de almacenamiento en las cuentas de correo. El precio, 40€/usuario/año.

Google declara que “actualmente las cuentas gratuitas de Google Apps demandan un servicio profesional, que no podía ser proporcionado debidamente.” Y sus previsiones son que este cambio atraiga a más empresas a su suite de comunicación, al proporcionar una mayor confianza.

Google Apps cuenta actualmente con 5 millones de usuarios de sus cuentas corporativas, y su crecimiento viene siendo exponencial en los últimos años con una amplia red de partners por todo el mundo.