indicadores-rrhh

Comencemos por el principio: ¿qué es exactamente un indicador de Recursos Humanos? Básicamente consiste en una cuantificación de un objetivo específico que, al implementarlos como herramientas para lograr nuestros objetivos, nos permiten saber si tenemos que aplicar medidas correctivas o no, y en caso afirmativo, cuáles deberíamos acatar.

Los controles deben tener una serie de requisitos para ser específicos. Muchas de estas necesidades coinciden con las de los objetivos (no en vano el concepto es bastante similar). Por ejemplo, no deben contener errores. Esto no es tan sencillo como parece a simple vista, pues cometer un error a la hora de establecer los indicadores puede resultar tremendamente sencillo.

Los requisitos de un buen indicador

Para empezar, hablamos de una cuantificación, por tanto no podemos ser ambiguos con los indicadores. Hablamos de números, y números debemos tener al final del proceso. Cualquier otro dato podría llevar a malinterpretación, o a falta de información, que nos llevaría al mismo fracaso.

Para comprender esto, podemos referirnos a los objetivos: no es correcto establecer como objetivo “Debemos ganar más dinero para el año que viene”. ¿En cuánto tiempo? ¿Qué cantidad de dinero debemos ganar? El objetivo no está claro ni cuantificado, por tanto no es correcto. Pues esto mismo sucede con los indicadores.

Existen varios tipos de indicadores: indicadores de gestión, de cumplimiento (aquellos que nos indican si el camino elegido hasta los objetivos es el adecuado, y cuán largo es), de eficiencia y eficacia (de los que dependerá, de forma directa, el rendimiento de nuestra empresa)… y todos ellos deberían tener el mismo fin: el logro de objetivos fijados, el fin último de toda empresa.

No podemos olvidar que los indicadores tienen como fin un control, y como control, deben abarcar la vigilancia de errores. A la vez que definimos problemas, también podremos identificar oportunidades. También son útiles los controles para la comunicación empresarial, estratégica, intersección… Y por supuesto, el análisis nos permite una correcta adjudicación de responsabilidades.

Al final, lo más recomendable es ponernos en mano de una empresa que conozca el sector y esté lo suficientemente especializada. Por eso, Grupo Castilla, con una gran experiencia a sus espaldas, puede ofrecerte el servicio que requieres, adaptado a tus necesidades empresariales y con un presupuesto ajustado que te permita no pagar un solo euro más de lo que deberías. Si estás interesado, no dudes en ponerte en contacto en este enlace.