Crucemos los dedos y mantengamos la respiración. Las noticias que señalan a las nuevas tecnologías como uno de los ‘culpables’ de la recuperación económica aparecen en diferentes medios de comunicación, un día sí y otro también. Es como un torrente cargado de agua de lluvia fresca y que baja desde la alta montaña, haciendo mucho ruido.

Hace escasos días, el informe elaborado por la consultora Centre for Economics and Business Research (CEBR) y la compañía EMC señalaba que la implantación de las tecnologías de cloud computing o computación en red aportarían un total de 110.550 millones de euros en términos de “beneficios económicos totales” a los distintos sectores españoles entre 2010 y 2015. Esto supondrá unos 42.000 millones de euros para el índice (VAB)o valor añadido bruto.

A este informe, claramente positivo y que despierta las almas más apocadas y pesimistas; se suma el publicado por la Consultora PWC sobre “Las transacciones en el mercado tecnológico” y que según la compañía, serán muy dinámicas durante este año “la rápida adopción de los servicios cloud y la generalización de los smartphones reactivarán el mercado de las fusiones y adquisiciones del sector tecnológico”. Durante el año pasado se movieron un total 75.700 millones de dólares (53.150 millones de euros).

La adquisición de empresas europeas por firmas americanas aumentó un 68% durante el 2010. El informe de PWC, también señala que -seguramente- algunas start-ups que hayan adoptado o que ofrezcan servicios de Cloud Computing serán ‘objeto de deseo’ para firmas de tecnología que vean en la nube de computación una vía más de negocio en su estrategia de comercial.

El estudio de las consultoras CEBR y EMC cifra en 392.000 los puestos de trabajo directos e indirectos que el cloud computing puede generar en España hasta el 2015; como decíamos al inicio del post ‘crucemos los dedos y mantengamos la respiración’, para que nada rompa este dulce sueño.