Hay determinados criterios que van asociados de forma indisoluble al Cloud Computing: estabilidad, escalabilidad y eficiencia o reducción en costos, variables por otro lado, que cristalizan de forma más rápida si los datacenters de las plataformas que ofrecen estos servicios se encuentran “in situ”, es decir, cerca de los clientes que utilizan las nubes de computación.

Amazon Web Services y Salesforce ofrecen servicios de Cloud Computing en Japón. Una estrategia decidida y con una buena dosis de riesgo, para intentar competir con las empresas niponas, como es el caso de NTT(Nippon Telegraph and Telephone Corporation).

El seísmo que se desató en Japón el pasado 11 de marzo y el Tsunami que posteriormente arrasó gran parte del país, abrirá nuevas grietas en la conciencia colectiva de un país que asume con entereza inusitada la violencia de la naturaleza y también la de los hombres,recordemos que la ciudad de Hiroshima fue el escenario del primer bombardeo atómico de la historia, y que tuvo lugar el 6 de agosto de 1945.

Ante esta tragedia de proporciones bíblicas, resulta casi un insulto no mantenerse con la boca cerrada y los dedos quietos, sin pulsar ninguna tecla del ordenador, deseando con todas nuestras fuerzas, sin pensar en nada más, que no vuelva a ocurrir nada semejante y que el caudal de muertos y desaparecidos deje de crecer sobre una tierra noble y legendaria.

Pero la vida sigue, y así debe de ser, siempre. Cuando las comunicaciones que ofrecía NTT fallaron en el país nipón, sin embargo el Cloud Computing de Salesforce y Amazon Web Service, no tuvieron ningún tipo de caída y sus servicios funcionaron con toda normalidad. Un hecho que marcará posiblemente el devenir de estas empresas americanas en Japón.