La gestión de ventas y el aumento de la rentabilidad son, sin duda, dos de las principales aplicaciones del CRM, hoy revisamos el manual de buenas de prácticas de Salesforce para la gestión y automatización de ventas, centrado en los modelos de negocio cuyos pagos se repiten a lo largo del tiempo, a través del abono de cuotas. Una metodología cada vez más extendida que impulsa los ingresos y mejora la experiencia de usuario, pero que conlleva ciertos retos en lo relativo a la gestión de ventas.

gráfico de incremento de ventas

Gestión del cobro de cuotas con Salesforce

Revisamos a continuación las principales utilidades de Salesforce para afrontar los retos de este método de pago. Tendremos como principales objetivos el desarrollo de una óptima gestión de los cargos para reforzar la venta, fidelizar a los clientes y escalar los servicios prestados.

Seguimiento completo del Cliente

Salesforce ofrece un portal funcional en el que almacenar toda la información relativa al cliente, tendremos, entre otros, accesos a sus productos de interés y las reclamaciones e inquietudes trasladadas al equipo a lo largo de toda la relación comercial, de manera que de cara a una renovación podemos, en caso de considerarlo necesario, utilizar todos estos datos del CRM para elaborar una estrategia adaptada.

Contacto constante y personalizo

En el manual de buenas prácticas de Salesforce, la plataforma recomienda establecer contactos reiterados a lo largo del ciclo de vida del cliente, utilizando las diversas herramientas del CRM como por ejemplo el mailing, no solo concentrando los impactos comerciales cuando se aproxima la fecha de renovación de cuotas.

Previsión Precisa de la renovación

Pronosticar de manera precisa las renovaciones de cuotas es fundamental para la estrategia de ventas, con Salesforce CPQ podemos hacerlo creando oportunidades de renovación con fecha futura. Además, a través de los tableros Einstein Analytics y Lightning Salesforce obtendremos una visión general del rendimiento de cada estrategia, accediendo a métricas relevantes como la tasa de desgaste.