En la cumbre de Parallels de este año, recientemente celebrada en Orlando y que convocó a más de 1.000 socios, en su gran mayoría proveedores de Microsoft en el campo del Cloud Computing; Bill Staples, gerente de TalkinCloud, abrió la caja de los truenos y éstos se dirigieron principalmente hacia uno de los organizadores, Microsoft. La ponencia de Staples y titulada ¿Microsoft es un socio o un competidor en este espacio? No dejó a nadie indiferente y mucho menos a los representantes de la compañía ubicada en Redmond.

Casi sin rodeos y tras realizar una breve presentación Bill Staples fue directo al grano: “¿Es Microsoft un socio o un competidor en este espacio?… Quiero responder a esa pregunta de una manera honesta y directa … La respuesta es sí. Microsoft es un socio y un competidor en este espacio.” El silencio se instaló en la sala -durante unos segundos-, antes de que los murmullos empezaran a hacerse más evidentes y sonoros.

Pero Staples prosiguió con su discurso, con aplomo y seguridad “Durante más de una década, Microsoft ha invertido mucho en Windows, el sistema operativo más popular para miles de usuarios. Microsoft ha hecho miles de millones de dólares, y ha creado miles de oportunidades para otras empresas…, pero ahora mismo nos enfrentamos a la competencia de los líderes de la industria que están invirtiendo miles de millones de dólares en la construcción de plataformas en la nube y que entregan directamente a los usuarios finales.”

Y ahí radica el problema para la compañía de Bill Staples. Su empresa TalkinCloud revende los servicios Cloud de Microsoft a todo tipo de clientes; a particulares, empresas pequeñas, grandes firmas…Siempre y con permiso de la competencia, que se supone que goza de los mismos privilegios y obstáculos que tu empresa. Pero ¿Qué ocurre si entre tus competidores se encuentra el “Alma Mater” de los servicios que tu empresa está ofreciendo?

Otras políticas en el entorno Cloud

Algunas grandes empresas de TI están adoptando medidas para evitar la competencia con sus socios, por ejemplo Cisco Systems ha decidido lanzar su propia plataforma en la nube, pero a través de un elaborado programa para Resellers o Partners. Red Hat también ha optado por extender su línea de virtualización a través de su programa “Red Hat Enterprise Virtualization”. Otro caso parecido es el de Google, y su “Google Apps Authorized Reseller Program”.

Microsoft debería de estar más atenta a estas corrientes de opinión, muy críticas con el actual modelo de extensión de su plataforma cloud; sobre todo, porque el 95% de los ingresos de Microsoft en este canal le llega por medio de los socios o resellers que confían en los productos basados en la nube de Microsoft.