Tras observar el gráfico que nos facilita Google Trends sobre el Cloud Computing es imposible no reflexionar sobre algunos puntos. Si nos ceñimos a los datos que figuran en la imagen, el “cloud computing” empezó a despegar en el último trimestre del 2007, precisamente el año que el iPhone de Apple salía al mercado, y sin duda, un año también crucial para la tecnología Cloud porque IBM, Google, y un buen número de universidades estadounidenses empezaron a elaborar un estudio en profundidad sobre las posibilidades reales del Cloud Computing, confirmando la mayoría de las hipótesis de Douglas Parhill sobre la ‘Nube virtual’ y recogidas en su ensayo “El desafío de la utilidad del PC”.

De manera instantánea, tras visualizar la tendencia alcista del Cloud, nuestra mirada se dirige hacia la sección de regiones de Google Trends y observamos que entre las diez primeras regiones del mundo interesadas por el Cloud Computing, las cinco primeras posiciones están ocupadas por zonas que se encuentran en el continente asiático y que se localizan en el Sureste Asiático y Asia del Sur: India, Singapur, Hong Kong, Corea del Sur y Taiwan. Regiones del mundo extremadamente pobladas, con pirámides de población despiadadamente jóvenes y todas ellas con un futuro económico prometedor. Si seguimos analizando este aspecto, nos daremos cuenta de que en la India se encuentran las ciudades, en todo el mundo, que más búsquedas se realizan demandando información sobre el Cloud Computing: Bangalore, Mahape, Munbai, Chennai y Delhi.

Según el FMI, la India ha crecido a un promedio superior al 6% durante los últimos diez año años, un porcentaje que -posiblemente- tardaremos en ver en el viejo continente. Los analistas atribuyen este auge económico a las medidas económicas adoptadas por el gobierno de Rajiv Gandhi, entre ellas la disminución de las tasas impositivas o la reducción de aranceles. Pero lo más llamativo, ha sido el respaldo mostrado hacia las nuevas tecnologías, sobre todo hacia la industria del Software.

Un innegable despegue económico para un país con 1.200 millones de habitantes y que sin embargo no ha logrado paliar un paupérrimo desarrollo en infraestructuras y bienes esenciales para la población. Se puede dar la triste paradoja de ver a un adolescente indio en la calles de Calcuta conectándose a internet vía wifi, mientras a su alrededor, en un buen número de viviendas siguen sin conocer lo que es el agua potable o la electricidad ¿Eso es desarrollo?